7 de noviembre de 2009

¿Por qué los académicos han llamado "Buscón" al DRAE?


Imagen: Niños comiendo melón y uvas, Murillo

La abreviatura para el diccionario de la Real Academia Española es DRAE. Así podemos identificar este diccionario en todo tipo de textos. Sin embargo, el famoso diccionario, en su edición en línea, recibe además otro nombre, que no es otro que el de "Buscón":

"¿Por qué los académicos lo habrán llamado así?", nos preguntaremos. La elección de tal nombre se debe a dos motivos:
a) La razón más evidente para escoger tal nombre es que la palabra "buscón" es un sustantivo derivado del verbo "buscar", y eso es precisamente lo que va el lector a hacer con el diccionario: buscar una palabra. De este modo, el lector se convierte en un buscón.
b) Además, probablemente los académicos querrían rendir homenaje a una novela picaresca del siglo XVII escrita por Quevedo, Historia de la vida del buscón llamado don Pablos, ejemplo de vagamundos y espejo de tacaños, conocida más popularmente como El Buscón o El buscón don Pablos.

El Buscón de Quevedo, un pícaro. La obra de Quevedo es una novela picaresca. Las novelas picarescas son las protagonizadas por pícaros, muchachos que, abandonados a su suerte desde muy temprana edad, tienen que enfrentarse solos a la vida, lo que les obliga a madurar antes de tiempo. La dureza del entorno que les rodea les lleva, a menudo, a realizar acciones reprobables como robar, mentir y, en algunas ocasiones, incluso matar. El primero de los pícaros y el más famoso fue Lázaro, el protagonista del Lazarillo de Tormes. Curiosamente, a pesar de las crueles historias que se relatan en las novelas picarescas, éstas suelen tomar muy a menudo un tono humorístico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada