13 de marzo de 2010

Muerte de Miguel Delibes


El pasado doce de marzo falleció en Valladolid el escritor Miguel Delibes a los 89 años. Ha dejado esta vida, pero su obra -un buen puñado de buenas novelas- se queda aquí para disfrute del resto de los mortales.

Hoy en día Miguel Delibes es poco leído en los colegios, pero hace ya veinte años, la primera obra de lectura obligatoria que me vi obligada a conocer fue la novela El príncipe destronado, de Delibes, en sexto de EGB (equivalente a 6º de Primaria). Poco recuerdo de esa novela, pues no la he vuelto a leer desde entonces, sólo que era la historia de un niño que tenía muchos celos de su hermano pequeño. El protagonista era "el príncipe destronado", porque hasta el nacimiento de su hermano él había disfrutado de todas las atenciones de sus padres. Recuerdo también que me había escandalizado bastante que en un libro tan serio como aquel viniesen escritos unos tacos. Eran "mierda, cagao, culo", las palabras que decía el protagonista para lograr la atención de sus padres. También recuerdo que me había gustado, aunque no tanto como El pequeño vampiro, que por aquel momento comenzaba a estar de moda entre los preadolescentes.
Unos años más tarde, con catorce ya, llegaron a mis manos El camino y Mi querida bicicleta por recomendación de un adulto. Yo esperaba mucho de ellos, pero -sinceramente hablando- me decepcionaron: me resultaban aburridos y hablaban de un mundo que yo no comprendía (la Castilla rural de hacía muchos, muchos años) ni me atraía como para querer comprenderlo. Mi conclusión fue: "Aún no estoy preparada para leer libros serios", y seguí leyendo literatura juvenil (ese mismo año empecé a alternarla con la literatura que yo llamaba "de verdad").
Muchos años más tuvieron que pasar para borrar aquel recuerdo que habían dejado en mi mente las dos obras anteriormente mencionadas, y ya en la edad adulta me encontré con otras dos obras de Miguel Delibes: Las guerras de nuestros antepasados y El disputado voto del señor Cayo. Estas últimas, ya desde el punto de vista de una persona mayor, después de haber estudiado la literatura castellana durante varios años, me parecieron muy, muy buenas, y -lo que más me sorprendió- amenas y hasta divertidas. Y con este recuerdo me quedo, hasta nueva lectura.

La conclusión de toda esta historia autobiográfica es esta: cada libro tiene su momento, y forzar determinada lectura antes de ese momento es una iniciativa contraproducente. Aun así, los profesores que solemos programar tres libros para leer durante el curso, nos arriesgamos a que esto suceda. Es más: siempre sucede, porque cada alumno tiene una madurez diferente.

En estos días es muy abundante la información que se puede encontrar sobre Miguel Delibes, pero he seleccionado estos dos enlaces:

Exposición temática sobre el autor en el CVC (Centro Virtual Cervantes): http://cvc.cervantes.es/ACTCULT/delibes/default.htm

Miguel Delibes habla de la muerte:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada