22 de febrero de 2010

Recursos literarios (IV). El hipérbaton.



A estas alturas ya sabéis que los recursos estilísticos o literarios son procedimientos lingüísticos en los que el autor juega con la forma, el orden o el significado de las palabras con el fin de embellecer sus textos y darles mayor expresividad. A los recursos literarios, por cierto, también se les llama figuras literarias.

Ahora le toca el turno al hipérbaton, que consiste en alterar el orden habitual de las palabras. El plural de hipérbaton es "hipérbatos".

Es muy fácil de reconocer, como se ve en los ejemplos que siguen.

Ejemplo en prosa:

“De factores tan descompuestos, jamás, en menos tiempo histórico, se han creado naciones” (José Martí).
El orden normal de la siguiente oración sería éste: "Jamás se han creado naciones de factores tan descompuestos en menos tiempo histórico".

Ejemplos en verso:

Del salón en el ángulo oscuro,
de su dueño tal vez olvidada,
silenciosa y cubierta de polvo
veíase el arpa.
(G. A. Bécquer)

El orden normal de las palabras de esta oración sería el siguiente: "el arpa se veía, silenciosa y cubierta de polvo, tal vez olvidada de (por) su dueño, en el ángulo oscuro del salón".

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar (...)
(G. A. Bécquer)

El orden normal en esta oración sería: "las oscuras golondrinas volverán a colgar sus nidos en tu balcón".

Probad a localizar los hipérbatos en esta canción:





Letra

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada