25 de febrero de 2010

Recursos literarios (VIII). La paradoja.


Después de recordar mentalmente qué son los recursos estilísticos o literarios, y que también se llaman figuras literarias, vamos a centrarnos en una figura estrechamente relacionada con la antítesis: la paradoja.

Una paradoja es una afirmación que parece increíble, pero que después de reflexionar sobre ella, resulta lógica. A menudo se compone de ideas contradictorias.

El ejemplo tradicional es el de Santa Teresa:

Vivo sin vivir en mí,
y tan alta vida espero
que muero porque no muero.

"¿Vivo sin vivir en mí?", os preguntaréis, "¿cómo puede ser tal cosa?". Tras unos instantes de reflexión, llegaréis a la conclusión de que la voz lírica está fuera de sí (sin vivir en ella), está descentrada, por algún motivo."¿Muero porque no muero? ¿Cómo es posible?", se pregunta el lector, y tras reflexionar un momento halla la explicación: el primer "muero" tiene el sentido de "me disgusto muchísimo, me desespero"; el segundo "muero" debe entenderse en sentido literal. Pero, aun así, ¿cómo es que una persona desea la muerte con tanta intensidad que parece que ese mismo deseo no cumplido la está matando? La explicación es la siguiente: la voz lírica dice desear la muerte porque anhela estar con Dios, por lo tanto la muerte es algo positivo, y la vida es algo negativo. Así estos versos que parecen absurdos hallan su sentido.

Ahora podéis ver estos vídeos con varias paradojas ilustres y encontrarles su sentido. En el vídeo sale nuestro querido Oscar Wilde.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada