27 de febrero de 2010

Recursos literarios (X). El símil o la comparación.


Sabiendo ya que las figuras literarias (también llamadas recursos estilísticos o literarios) son procedimientos lingüísticos en los que el autor juega con la forma, el orden o el significado de las palabras con el fin de embellecer sus textos y darles mayor expresividad, pasemos al estudio de la siguiente figura: la comparación o símil.

El símil o la comparación consiste en relacionar, mediante un nexo comparativo (como, así), un término real con una imagen.

Por ejemplo, si se quiere hablar de unos dientes muy blancos:

Sus dientes (término real) son como (nexo) perlas (término imaginario o imagen).

Los dientes (el objeto del que se habla) es el término real, las perlas es la imagen con la que se compara. Es imprescindible que haya un nexo comparativo para que haya comparación.

Ejemplos literarios:

Unos cuerpos son como flores.
Otros, como puñales.
Otros, como cintas de agua;
pero todos, temprano o tarde,
serán quemaduras que en otro cuerpo se agranden,
convirtiendo por virtud del fuego a una piedra en un hombre.
(Luis Cernuda)

En los tres primeros versos hay otras tantas comparaciones:

Unos cuerpos (término real) son como (nexo) flores (imagen)
Otros (término real; "otros cuerpos", pues también hay elipsis), como (nexo) puñales (imagen).
Otros (término real; "otros cuerpos", pues también hay elipsis), como (nexo) cintas de agua (imagen)




Castilla es ancha y plana como el pecho de un varón (Ortega y Gasset)

En este caso, el término real es "Castilla"; la imagen, "el pecho de un varón". El nexo comparativo que une ambos términos es "como".

Ahora os toca a vosotros buscar símiles en la célebre canción "Libre" de Nino Bravo:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada